Por: Edgard Ramírez

Supuesto Negado.- Durante los últimos cinco años han asesinado 16 políticos de los partidos “chavistas”. A solo 10 días del nuevo año, Tomás Lucena, diputado constituyente del PSUV por Trujillo, empezó el fatídico conteo de 2018.

Lucena recibió varios disparos de mano de unos motorizados en su natal estado Trujillo.

En contraste, durante el mismo periodo 2013-2017, ningún dirigente opositor ha sido víctima mortal de las balas. ¿Afecta este hecho el constante discurso que acusa al gobierno de “dictadura”?

Asesinatos selectivos

Diversos dirigentes de la Revolución Bolivariana y analistas han denunciado desde 2013 el plan de asesinatos selectivos contra políticos y líderes sociales del chavismo para amedrentar a la militancia socialista y generar zozobra en la población.

En su momento, el ministro venezolano para Relaciones Interiores, Justicia y Paz, Gustavo González López, aseguró que investigaciones revelan que algunos crímenes forman parte de una escalada paramilitar que busca generar terror. “El grado de ensañamiento ulterior con las víctimas va más allá de un simple robo”, reflexionó.

Aristóbulo Isturiz, siendo vicepresidente de la República, denunció que la violencia es apenas uno de los elementos de un plan mayor y es producto de una alianza entre narcotráfico, paramilitares, pranes y la derecha nacional e internacional.

No es un dato menor la detención en 2014 del proto terrorista Lorent Gómez Saleh, vinculado con el exmandatario colombiano Álvaro Uribe y el alcalde Metropolitano, Antonio Ledezma, quien planificaba un multi atentado contra dirigentes y “cuadros” revolucionarios chavistas.

Desde Colombia, Gómez Saleh amenazaba en un vídeo “si uno supiera que hay una dirigencia seria y organizada, en 48 horas nos bajamos 20 muñecos”.

En 2017 fueron asesinados 3 políticos chavistas:

El 06 de abril en el municipio Jiménez del estado Lara, cinco sujetos armados irrumpieron en la casa de la dirigente regional del PSUV, Candy Pérez, y la asesinaron de 14 puñaladas y un disparo.

El 22 de abril, cuatro sujetos asesinaron a Jacqueline Ortega, jefa territorial del PSUV en el municipio Paz Castillo del estado Miranda.

El 30 de julio asesinaron de varios disparos a José Félix Pineda, candidato a la Asamblea Nacional Constituyente del municipio Heres del estado Bolívar.

Durante el año 2016 fueron asesinados 3 dirigentes políticos del chavismo:

El 5 de enero acribillaron en el sector el Rocío, estado Zulia, a Alfredis Escandela, concejal del PSUV. Le propinaron 20 balazos.

El 24 de marzo en Ureña, estado Táchira, fue asesinado a tiros César Vera, tupamaro, suplente del Consejo Legislativo regional.

El 29 del mismo mes, Marco Tulio Carrillo, alcalde de La Ceiba, estado Trujillo, fue asesinado de ocho disparos, percutados desde un vehículo en marcha, en Santa Apolonia, cerca de Valera.

Durante 2015 fueron asesinados 4 políticos chavistas:

El 20 de marzo, Dimas Gómez, concejal del PSUV de Mene Mauroa, en Falcón, fue interceptado y asesinado.

El 24 de mayo, César Grisel, miembro de la dirección municipal del PSUV de Ciudad Bolívar, fue asesinado dentro de su vivienda.

El 1ero de junio resultó muerto por varios proyectiles de bala José Coraspe, dirigente del PSUV en Guárico.

El 8 de junio, Jean Carlos Añanguren, concejal del PSUV, en Caucagua, fue asesinado a pocos metros de su residencia en la parroquia Marizapa, del municipio Acevedo, estado Miranda.

En 2014 asesinaron a 4 políticos chavistas en Venezuela:

El 12 de febrero, Juancho Montoya, líder del colectivo Leonardo José Pirela, del 23 de Enero, fue asesinado en La Candelaria, durante una protesta en la cual también resultó asesinado el estudiante Bassil Da Costa.

El 26 de abril, Eliézer Otaiza, concejal del municipio Libertador, fue asesinado de cuatro disparos y su cuerpo fue encontrado en Turgua, municipio El Hatillo.

El 29 de abril fue asesinado Efraín Larreal, asesor del Concejo Municipal y militante del PSUV en el municipio Guajira del estado Zulia.

El 1ero. de octubre, el diputado Robert Serra, fue asesinado en su residencia de La Pastora. El crimen fue planificado por un paramilitar extranjero, Leive Padilla, conocido como El Colombia.

En 2013 fue asesinado 1 político chavista:

El 18 de septiembre, Omar Guararima, diputado suplente del PSUV al Consejo Legislativo del estado Anzoátegui, resultó muerto luego de que le propinaran un disparo en el rostro.

Extraña “dictadura”

El discurso que enarbola la oposición venezolana sobre una “dictadura” que amenaza a los políticos contrarios al gobierno, se desdibuja ante el hecho concreto de que no hay hasta el momento –afortunadamente, hay que decirlo- ninguno que haya sido víctima de un atentado fatal.

Lo denunció Roy Chaderton cuando fue embajador en la OEA, “han descuartizado a chavistas, sindicalistas, dirigentes políticos jóvenes y la oposición dice que es un montaje. Nosotros tenemos más muertos que la oposición pero la prensa antivenezolana no lo dice”.

Ni los voceros opositores, ni sus medios afectos, condenan este tipo de violencia. Su silencio y omisión parece más bien un apoyo tácito, muy distinto a cuando ocurre del otro lado de la acera ideológica.

 

Likes(0)Dislikes(0)