Por: Ernesto J. Navarro

RT.- Nicolás Maduro se juramentó como presidente reelecto de Venezuela anunciando, ante la Asamblea Nacional Constituyente (ANC), que su nueva gestión hará énfasis en los temas más urgentes para la nación.

Así, la ‘lucha renovada y frontal contra la corrupción’ figura como el tercer punto de las llamadas seis líneas de trabajo propuestas por el mandatario.

Estas son las 6 líneas estratégicas para la paz y la prosperidad de la Patria. pic.twitter.com/oI02Iqy1AP— Nicolás Maduro (@NicolasMaduro) 25 de mayo de 2018

En los últimos meses de 2017, el actual gobierno facilitó las investigaciones realizadas por la fiscalía venezolana en torno a una intrincada red de corrupción dentro de la estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA), la principal fuente de recursos de esta nación latinoamericana.

Como resultado, unos 76 funcionarios de la petrolera, 21 de ellos con cargos de gerente y hasta dos exministros, se encuentran tras las rejas, acusados de blanquear 1.348 millones de euros (entre 2011 y 2012) en la Banca Privada de Andorra, según publicó Telesur.

¿Por qué renovar?
El anuncio de Maduro se fundamenta en la necesidad de renovarse “porque los mecanismos que actualmente contemplan las leyes son engorrosos, lentos, y no castigan con la fuerza esperada los delitos de corrupción”, explica Esther Quiaro, integrante de la ANC.

Las instituciones del Estado, agrega la constituyente, están obligadas a impedir “el fomento de una sociedad de cómplices, o la admiración por aquellos que ostentan el dinero erosionado a la República”.

Para Steven Bermúdez, profesor universitario e investigador del discurso público, el presidente venezolano debió emplear el verbo “fortalecer” en vez de “renovar”, o “una paráfrasis con la que diese a entender que será más severo e indeclinable con la corrupción”.

No obstante, haber colocado este tema como el tercero de las 6 líneas de trabajo, deja claro que “el asunto de la gestión pública y su eficacia se convertirá en eje central de la nueva etapa”, dijo.

Bermúdez considera que para la Presidencia es de “absoluta obligación” abordar el tema, toda vez que es uno de los principales argumentos utilizados por los adversarios en el extranjero.

En este sentido, detalló que en las declaraciones de la Casa Blanca o del presidente colombiano, Juan Manuel Santos, se hace “énfasis en que Venezuela es un país rico y que su riqueza se la ha robado Maduro y su gente”.

Lucha interna
A propósito del debate sobre la corrupción, el diputado emérito del Parlamento venezolano, Adel El Zabayar, publicó en su cuenta de Twitter una frase atribuida al político asiático Lee Kuan Yew, según la cual “si quieres derrotar la corrupción debes estar listo para enviar a la cárcel a tus amigos y familiares”.

“Si quieres derrotar la corrupción, debes estar listo para enviar a la cárcel a tus amigos y familiares “.
Lee Kuan Yew https://t.co/506DrWhIrr— Adel El Zabayar (@Zabayar) 23 de mayo de 2018

Consultado por este medio, el también presidente de la Federación de Asociaciones y Entidades Árabes de Venezuela (FEARAB), señala que el gobierno debe esforzarse para recuperar “la lucha contra la impunidad”.

Para El Zabayar “ninguno de los sabojates que ocurren en el país, pueden producirse sin la complicidad” de algunos funcionarios. Por esa razón, indica, los puntos 2 y 3 (economía y corrupción) de las líneas del presidente “están altamente vinculados”.

“Es inaceptable que el gobierno reconozca públicamente los continuos errores que se comenten desde su administración y que no existan acciones para frenar el deterioro de la economía”, dice el presidente de la FEARAB.

Por ello, según el entrevistado, el Estado debe enfocarse en desmontar “la actual estructura económica”, debido a que “está dominada por el capital parasitario”, un entramado que, en su opinión, no tiene interés en que el aparato productivo nacional funcione, “ya que esa improductividad es la justificación para seguir importando” y mantener los negocios que han hundido la moneda local.

Todos los temas
La corrupción transversaliza casi todos los temas asociados a la cosa pública, apunta el periodista Arlenín Aguillón, experto en análisis del discurso. Por ejemplo, detalla, “las rutas de comercialización o de distribución de productos básicos”, deben sanearse de corruptelas para que exista un pleno abastecimiento.

“Se pueden activar programas o planes sociales, pero si no se elimina el mal de la corrupción, poco o nada se podrá avanzar”, subraya Aguillón.

El analista puntualiza que el tema económico “es un asunto político” que se resuelve políticamente, pero “la corrupción resulta mucho más peligrosa”, porque debe abordarse “desde lo moral y ese es un término tan amplio y complejo que muchas veces se queda en lo simbólico, en la consigna”. “Primero hay que desmantelar la corrupción como cultura”, concluye.

 

 

Likes(0)Dislikes(0)