La banda stoner venezolana lanzó en abril su primer disco “Macondo Children” en tierras argentinas, en el Kirie Music Club en la zona bonaerense de San Telmo, donde resonaron los riffs de la guitarra de Hum Pérez y la poderosa batería de Chivo Machado.

Por: María Isabel Cerón.-

La Lengua.- Macondo Children nació hace dos años en Caracas, conformada por Chivo Machado (batería y matófono) y Hum Pérez (voz y guitarra), los acompaña como invitado Alexis Salinas en bajo. Se dedican al género stoner, influenciados por el blues y el rock, son fans de Black Sabbath, Led Zeppelin, AC/DC y Jimmy Hendrix, mientras que del rock venezolano subrayan a Laberinto, La misma Gente, Arkangel, Dermis Tatú, Zapato 3, Cultura Tres, Doña Moña, Rancho y los Elefantes Durmientes, G4RC14, La Seguridad Nacional y Vytas Brenner.

El 15 de abril de este año presentaron en Buenos Aires, Argentina, su primer disco, homónimo, que cuenta con ocho temas, de los cuales tres son instrumentales, y fue editado por Chancho Discos. Hum declaró a Indie Hoy que con Chivo “somos amigos desde hace más de diez años. Tocábamos juntos en otra banda, Ricochet, hicimos discos, giras. Luego cada quien tomó su camino: Chivo hizo una banda (Los Últimos Indocumentados), nuevamente disco y giras; yo me fui a USA y me uní a las filas de Ambertone. Estuve tocando por allá unos 5 años, luego en Londres y luego la vida nos reunió de nuevo”.

Declaran que en Venezuela “existe mucha buena música, rock y metal, desde los ’50 hasta hoy en día. Hay gente talentosa y dedicada creando propuestas muy interesantes. A nivel de infraestructura es otro tema, no existen las condiciones adecuadas para que esas propuestas brillen”.

Los temas de esta placa se grabaron en Caracas, entre los que se destacan “Pasos Muertos” y “Hace mucho”; dice Hum que “la misión era capturar emociones, momentos, la química que se genera cuando tocamos” pues “además de grabar la canción, dejamos registrado un sentimiento, un momento único que se generó en ese instante de la búsqueda y creación”. La producción, grabación, mezcla y masterización estuvo a cargo de ellos mismos.

Sobre las líricas Hum dice que “se unen la ficción, la realidad y la memoria, las búsquedas existenciales, la determinación de seguir adelante y ser invencibles en el mundo físico; también los miedos y las victorias, las derrotas inevitables y predeterminadas”.

Declaran que su género es “rocanrol stoner nebuloso desde la galaxia Macondo”. Al respecto, Chivo le contó a Publicable que “la idea es que no suene trillado, es por eso que se graba estilo Jam Session, sin cortes”. Entretanto, Fernando Larrosa de Chancho Discos se interesó por la banda y se decidieron a viajar al Sur para dar “la mayor exposición posible” a su música, pues en Argentina “hay un mercado más abierto para lo que hacemos que en Caracas, no porque no se escuche allá, sino porque tiene que ver más con lo que pasa” en el país austral.

Chivo declaró al portal Al borde del tiempo que “hacer este disco fue una experiencia con grandes satisfacciones”, pues crear música con Hum “era y es el objetivo, dado que es algo que juntos se nos da con cierta ligereza y magia”.

Entre lo mágico y lo trágico

“Siempre fue una premisa hacer el disco más honesto posible, y lo más natural posible” afirma Machado. Dijeron a Lo artesano rock que el nombre de Macondo Children viene de la novela de Gabriel García Márquez “Cien años de soledad”, donde ocurren “cosas surreales, raras, sin sentido, entre lo mágico y lo trágico” de lo que se sienten producto.

El arte de su disco está inspirado en la pintura “ONO, (Macondo Galaxy)” de la artista plástica Caro, esposa de Hum; ella pintó dicha obra durante una de las sesiones de la banda, por lo que ONO “se convirtió en logo y personaje representativo de la banda”, al punto que fabricaron estatuillas coleccionables. Igualmente, gestionan sus videos musicales, pues Chivo tiene experiencia en el mundo audiovisual también, aquí el video oficial de “Paso muertos”:

Valoran las “posibilidades digitales, por la portabilidad y facilidad de producción que le otorgan a la música, al final el alma de las canciones está ahí, en forma de megabytes o de surcos sobre una pasta arañada por una aguja; lo importante siempre será que la música viaje lo más lejos posible, siempre y cuando ella no sufra daños considerables a su integridad sonora”.

Más información en: Facebook, Twitter, Youtube, e Instagram como @macondochildren.

Para escuchar el disco de Macondo Children: https://chanchodiscos.bandcamp.com/album/macondo-children-macondo-children-dig-chd013

Likes(0)Dislikes(0)