Por: Ernesto J. Navarro

RT.- Venezuela y EE.UU. no solo se enfrentan discursivamente, también avanzan en el tablero del ajedrez político y diplomático de la región. Los responsables de Asuntos Exteriores Jorge Arreaza y Rex Tillerson realizan giras simultáneas por varios países de la región con objetivos muy disímiles.

Washington ha declarado abiertamente que busca la caída del gobierno constitucional de Nicolás Maduro, y Caracas pretende defenderse con un frente común que detenga las intenciones estadounidenses.

Ambos cancilleres afinan estrategias y apoyos, como preámbulo de la octava Cumbre de las Américas (13 y 14 de abril, Perú) en la que se buscará adoptar medidas concretas y no solo declaraciones sobre gobernabilidad, democracia y lucha anticorrupción, según una nota publicada por la agencia Andina.

El paso de EE.UU.
Tillerson marcó el inicio de su gira con unas declaraciones en la Universidad de Austin, en Texas, el 1 de febrero. Luego de ello, emprendió un periplo que lo llevó a México, y Argentina, para luego continuar por Perú, Colombia y finalmente Jamaica.

La versión oficial de la Casa Blanca, dice un comunicado, es que la gira del jefe de la diplomacia estadounidense tiene la misión de “promocionar un hemisferio seguro, próspero, democrático y con seguridad energética”.

¿Quiénes están en la mira?
Pero fuera del lenguaje diplomático de los comunicados oficiales, Tillerson reveló que EE.UU. seguirá presionando al “régimen” de Nicolás Maduro en Venezuela, lo mismo que al Gobierno de Cuba.

Y por otra parte, el secretario Tillerson se dijo preocupado por la presencia de Rusia y China en América Latina, en particular, por sus crecientes relaciones económicas.

Caracas al ruedo
Al mismo tiempo, el jefe de la diplomacia venezolana, el canciller Jorge Arreaza, partió de Caracas con rumbo a Cuba, Belice, Nicaragua y San Vicente y las Granadinas.

Absolutamente de acuerdo con la posición de la hermana República de Cuba. No hay Doctrina Monroe, amenaza o agresión, que dobleguen a Nuestra América Latina y Caribeña. https://t.co/HjCT0G61b6— Jorge Arreaza M (@jaarreaza) 5 de febrero de 2018

Arreaza volvió al país para los actos conmemorativos de la rebelión militar del 4 de febrero de 1992, y saldrá de nuevo este martes, confirmó una fuente de la cancillería.

Unidad
Consultado por este medio, el canciller Jorge Arreaza dijo que la gira de Tillerson por Latinoamérica y particularmente por países con gobiernos “hostiles” hacia Venezuela, “no es coincidente, es causal”.

Desde esa perspectiva la gira venezolana por el Caribe “no trata de torcer las pretensiones estadounidenses”, sino que está destinada a “unificar los criterios antiimperialistasy las acciones de respuesta y ofensiva de los gobiernos soberanos de la región”.

Al llegar a Cuba, en la primera parada de su viaje, Jorge Arreaza declaró que el gobierno del presidente Nicolás Maduro ha sido víctima de sanciones económicas por parte de EE.UU. y la Unión Europea, pero también fue amenazado por Donald Trump con una operación militar, razón por la cual agregó, “estamos en resistencia, estamos en ofensiva”.

Contraataque
Tillerson revela la intención estadounidense de imponer un embargo petrolero a Venezuela

Desde el punto de vista diplomático, resulta “muy difícil contrarrestar la gira de Tillerson”, señala el argentino Pedro Brieger, periodista y director del sitio de noticias Nodal.

EE.UU., dijo, “claramente está buscando estrechar vínculos con sus aliados regionales”, mientras que Caracas “ya ha perdido el apoyo de dos países importantes como Brasil y Argentina, por lo tanto la tarea es gigantesca y difícil de remontar”.

No obstante, el también especialista en análisis internacional expresó que no se atrevería “a asegurar que la gira del Canciller Arreaza es en vano”, pero considera que “está bastante claro que la tarea más complicada es hablar con aquellos países que están tironeados por EE.UU, en la OEA o en el grupo de Lima”.

 

Likes(0)Dislikes(0)