Vtactual.- En declaraciones exclusivas a VtActual.com el Gobernador de Mérida, Alexis Ramírez, ofreció detalles sobre los hechos de violencia ocurridos en la ciudad capital del estado Mérida.

“Desde tempranas horas la oposición llamó a lo que denominaron ‘el plantón’. Se establecieron en distintos puntos de la ciudad de Mérida y violando el derecho al libre tránsito de los merideños trancaron las calles. A eso de las tres de la tarde se empezaron a poner muy violentos y quemaron una patrulla de la Unidad Especializada en Niños, Niñas y Adolescentes de la policía del estado”.

La Unidad a la que hace referencia el gobernador tiene por objetivo velar por el cumplimiento de las disposiciones de protección a los niños, niñas y adolescentes de Mérida, de acuerdo a la LOPNA. Cuentan con un personal especialmente calificado para abordar y brindar solución a los conflictos y necesidades de la infancia y la adolescencia sin discriminación.

La convocatoria realizada por el Alcalde opositor, Carlos García, en la ciudad de Mérida fue cocida a fuego lento por los llamados e incitaciones a la violencia realizadas a través de la televisora ULA TV (una televisora local).

“Nosotros estamos acá, en la Gobernación, trabajando y nos enteramos que ellos querían quemar la gobernación. Nuestros trabajadores salieron a defenderla y fueron masacrados en la Cardenal Quintero (nombre de una Avenida de la ciudad de Mérida).” dijo el Gobernador.

Voceros opositores, que gozan de un tratamiento privilegiado en la mediática internacional, utilizan esa influencia para modificar la militancia política de las víctimas: todos son revolucionarios y se encontraban en una concentración espontánea en defensa de la Gobernación.

El Gobernador responsabilizó al rector de la Universidad de Los Andes, Mario Bonucci y a los dirigentes de Voluntad Popular y Primero Justicia. “El alcalde Carlos García tiene responsabilidad en seguridad aquí, pero además brindó apoyo logístico a los manifestantes” dijo Ramírez.

El Mandatario regional advirtió que fue precisamente en esa misma zona en la que fueron asesinados en el año 2014 el Sargento de la GNB Miguel Antonio Parra y el trabajador de Cantv-Movilnet, Juan Orlando Labrador Castiblanco. Ambos perdieron la vida a consecuencia  de disparos realizados desde zonas altas. Recuerda sus nombres con el mismo dolor y la memoria fresca con la que enumera a cada una de las víctimas de la violencia:

“Luis Alberto Márquez, de 51 años, tiene una herida en la región occipital (falleció en horas de la madrugada del 25 de abril). Yuleska Hernández, ella trabaja con nosotros en el Despacho de la Gobernación, tiene un impacto de bala en el pecho. Daniel Escalona, le dispararon en la pierna izquierda: está fuera de peligro. Daniel Infante,  trabajador de Tromerca, de nuestro Trolebús y además estudiante de la ULA, tiene una herida en el temporal derecho, está en estado muy crítico. Jesús Leonardo Sulbarán falleció con herida en el cuello. En este momento, me está llegando el informe de que ingresó al Hospital Universitario (HULA) Marlón Mauricio Cadenas de 33 años, con un disparo en el rostro. También me acaban de informar que el Médico Integral Comunitario Lenin Angulo fue golpeado en Plaza Milla, lo metieron en una casa y allí lo apuñalaron”.

Desde hace unas semanas la oposición venezolana ha realizado diferentes convocatorias en el país que han concluido en la comisión de acciones terroristas. Severas acusaciones desde el más alto gobierno han señalado a dirigentes de Primero Justicia y Voluntad Popular como financistas y promotores de las agresiones.

La oposición se ha apropiado de la banderas de las víctimas. Cuatro de ellas fallecieron en hechos aislados que no guardan relación con las manifestaciones, aunque inicialmente se difundió lo contrario en los medios de comunicación (Jairo Ortiz, el funcionario policial Yey Amaro, Ricarda de Lourdes González y Carlos Moreno).

El adolescente Brayan Principal, falleció como consecuencia de un ataque terrorista  a un urbanismo de la Gran Misión Vivienda Venezuela en Barquisimeto. Oliver Villa fue asesinado tras cruzar una barricada impuesta por opositores. Almelina Carrillo murió a consecuencia de un botellazo con agua congelada lanzada desde un edificio después de que un columnista del Diario El Nacional (oposición) sugiriera que se “neutralizaran” a los milicianos del Plan Zamora “hasta con materos”. Neumar Sanclemente, Guardia Nacional Bolivariano fue asesinado en el cumplimiento de su deber. Gruseny Canelón y Daniel Queliz presuntamente fallecieron a consecuencia de la acción de cuerpos de seguridad en Valencia y Barquisimeto: por los dos casos hay 16 efectivos detenidos.

12 personas habrían fallecido en saqueos: 9 de ellos murieron electrocutados en un local ubicado en la localidad caraqueña de El Valle, según informa la página web “Con el Mazo Dando”.

 

 

Likes(0)Dislikes(0)