Noticias24.- El 31 de octubre de 1942 nació en Coro, estado Falcón, una de las figuras emblemáticas de la canción latinoamericana, Alí Primera. En su obra lírica, denunció las violaciones a los derechos humanos, el colonialismo, el intervencionismo norteamericano, la opresión y otros temas de la cotidianidad venezolana y latinoamericana.

Sus canciones más conocidas como Casas de Cartón, Flora y Ceferino y Canción Mansa Para un Pueblo Bravo, forman parte del acervo cultural de Venezuela.

Sus primeras composiciones fueron Humanidad y No basta rezar, esta última lo proyectó a la fama después de ser presentada esta última en el Festival de la Canción de Protesta organizado por la Universidad de Los Andes en el año 1947.

Aunque en poco tiempo los sectores más necesitados de la sociedad venezolana se identificaron con sus canciones, Alí fue objeto de un veto por parte de los medios de comunicación, debido a su orientación política de izquierda, lo que lo llevó a fundar su propio sello disquero, el cual tenía por nombre Cigarrón, para buscarle difusión a sus composiciones.

Este cantor latinoamericano tuvo una vida compartida entre la música y la política. Con su guitarra fue un combatiente del ideal de contribuir a la construcción de una sociedad sin desigualdades, donde prevalezca la justicia social, bajo la bandera de la libertad y la solidaridad.

Falleció el 16 de febrero de 1985, en un accidente automovilístico en la autopista Valle-Coche en Caracas. Aún hoy su influencia política, extraída del contexto de sus canciones, continúa dictando cátedra en la formación militante de la Revolución Bolivariana.

***

Camarada
de Alí Primera

Yo te digo Camarada
Por encima de la idea
Y aferrado a la querencia
Que sentimos por la Tierra

Propongo que nuestras manos
Sean buenas para la siembra
Que alimenten a la ternura
Y a los derechos del hombre

Pido que nadie se asombre
Si le digo “Camarada”
Cuando le encuentre llorando
De rabia ante la injusticia

Cuando lo escuche cantando
Al amor y a la alegría
Cuando lo sienta soldado
Del combate por la vida

Hay que armarse con la luz
Para vencer la oscurana
Así lo enseño Jesús
Nuestro primer Camarada

Y si un niñito jugando
Con un camión de madera
Dice alegre: ¡Camarada!
Seguro que está nombrando
Al constructor de juguetes
Y no al que hace armas de guerra

Yo llamo a la vida misma
Dulce y buena Camarada
Y al tener los cuatro metros
De mi tierra liberada
Pido que mis Camaradas
Me despidan con canciones
Flores rojas, puño en alto
Y me prometan seguir
Luchando por la alborada
Que también es Camarada
Que también es Camarada

(recitado)
Camarada es la llovizna
Cayendo en la tierra seca
Y la canción cuando vuela
Hasta posarse en el alma

Y Camarada es el cielo
Con su generoso azul
Llenando todos los ojos
Que pueblan el universo

Y Camarada del amor…
¡el beso!

 

 

 

 

 

Likes(0)Dislikes(0)