ÚN.- En el casco central de Petare (Miranda), el bachaqueo con productos que son distribuidos por las Claps (Comités Locales de Abastecimiento y Producción) se realiza a diario y a plena luz del día.

Quienes, por necesidad, acuden a esta red para poder abastecerse, podrán conseguir los productos que necesiten pero a costa de tener que cancelarlos solo con efectivo.

Estos comerciantes aseguran a sus clientes, de manera directa, que necesitan los billetes, pues, según lo comentado por algunos de ellos, la venta de los billetes genera más ganancias que la de alimentos.

“Necesitamos el efectivo. Si la gente saca cuentas, los precios que ofrecemos son buenos, menos que en un mercado y no es tan difícil pagarlos con efectivo”, explica Luis R. , uno de los bachaqueros que opera en la zona.

Por ejemplo la leche en polvo es expendida a Bs 500 el kilo, la harina pan a B s140 el paquete y el arroz a Bs 180.

“Hay quienes creen que cuesta venderlos pero no es así. A veces me llegan los paquetes de arroz y harina pan, y no duran nada. En un momentico los vendo”, cuenta Nailé M. otra vendedora del sector.

Un kilo de Ariel, que marca precio de Bs 1.125 cuesta en manos de los bachaqueros Bs 800. “Eso si, que nadie pregunte por punto de venta porque ninguno tenemos”, dice otro de los bachaqueros del lugar.

Desalojados. Hasta el pan se consigue en manos de los comerciantes clandestinos. Un campesino cuesta Bs 40 y los panes pequeños a Bs 10 por unidad, pero también solo los venden a cambio de efectivo.

Un grupo de vendedores que operaba en el tramo que se conoce como “El Gran Muro”, fueron removidos de allí el pasado viernes. En su mayoría solo comerciaban electrodomésticos y ropa usada. Mientras se organizan para reclamar el derecho a continuar en ese espacio, decidieron mezclarse entre los bachaqueros para seguir operando.

Likes(0)Dislikes(0)